Patrocinadores

Cultura

La Iglesia está obligada a promover el arte y la cultura

 

 

 

Sábado, 05 de noviembre de 2016

SIAME

En entrevista para Desde la fe, el P. Daniel Barajas habla de la importancia de que, desde el seminario, se identifiquen con precisión las aptitudes del candidato para que pueda llevar a cabo un ministerio más integral.

 

Por desgracia, en nuestra sociedad, muchas veces la cultura es considerada inútil porque no produce dividendos económicos de manera inmediata, pero es sumamente necesaria para un mejor desarrollo humano. Desde la fe platicó con el P. Daniel Barajas Reyes, encargado de la Oficina de Comunicación Social y Cultura de la V Vicaría “San Pedro Apóstol”, para conocer su opinión al respecto. 

El P. Daniel Barajas, quien además es párroco en Santa María Magdalena, explicó que desde el seminario se vive una etapa de discernimiento individual, en la que el seminarista sopesa en una balanza qué tendrá más fuerza en su espiritualidad: si el ministerio sacerdotal que irá descubriendo día a día con las actividades internas, o cuestiones como el arte o la cultura, “aunque estas inquietudes no se contraponen necesariamente al ministerio, y sí son importantes en la toma de decisiones”.

Consideró que si el seminarista logra compaginar ambas partes puede tener y lograr una personalidad muy completa; “es decir, no tiene que dejar lo uno para hacer lo otro, en el ambiente sacerdotal ambas cualidades se complementan de manera importante”.

El P. Daniel Barajas detalló que el proceso de discernimiento y formación tiene que ver con lo que observan los formadores en el aspirante, pues podrían detectar una mayor tendencia hacia la práctica de las artes o culturales, que a las actividades propias de todo seminarista en proceso de formación, como cumplir fielmente con los deberes espirituales. Esta situación dejaría ver un acompañamiento pobre e insuficiente, y los formadores podrían ver en las artes un distractor de la vocación, “en estos casos, debería darse un acompañamiento para alguien con estas características, lo cual sería de gran relevancia”.

Expresó que “la sensibilidad hacia el arte se ha perdido en la sociedad; si se pierde en los sacerdotes, como gente de Iglesia, entonces, ¿cómo vamos a entrar en diálogo con las culturas o con los ambientes artísticos? El arte debe considerarse como una de la varias formas que tiene Dios para manifestarse. Cuando se percibe una inclinación artística en un seminarista, sea un gusto por el cine, el teatro o la música, la formación no debe reprimirse, sino enfocarse y orientarse; a lo mejor no será un gran músico, pero sí un buen maestro o un buen director, sea para el mismo seminario o para la Arquidiócesis en general”.

El sacerdote externó que la Iglesia, desde siglos atrás, ha sido gran promotora del arte y la cultura; por ello, debe haber más apertura en este campo, abrir más espacios sin restar importancia a lo que nace del pueblo, la cultura simple, la cultura sencilla y tal vez hasta la cultura innata: “actualmente no brindamos espacios; no veo ninguna parroquia que se dedique a realizar exposiciones de pintura, talleres artísticos a los niños del catecismo; la catequesis no es suficiente, debería ser un espacio con talleres de música, teatro, pintura, lectura y redacción para retomar lo que antaño fue la Iglesia: una verdadera promotora del arte y la cultura, lo cual mucha falta hace en la actualidad”.

En este sentido, el P. Barajas dijo que V Vicaría busca promover talentos a través de la integración de grupos de jóvenes que quieren dirigir o actuar en obras de teatro, talleres, música, eventos culturales, y abrir el diálogo con ambientes intelectuales. En este sentido, la página en internet ha sido una buena plataforma para impulsar estos proyectos.

Para finalizar, el sacerdote habló de la editorial Quinta Vicaria San Pedro, que se dará a conocer en breve con la edición de dos libros, resultado de los talleres y cursos que se llevan a cabo en colaboración Asociación Mexicana de Tanatología, bajo los nombres de El Perdón y Santa María Magdalena; y dos proyectos teatrales “En corto”, con cinco historias de quince minutos sobre la vida de un sacerdote, y otro con cinco historias de familias.

 

 

Fuente: http://www.siame.mx/apps/info/p/?a=15655&z=32