Patrocinadores

FAMILIA

Advierte especialista sobre el uso negativo de la tecnología en niños y adolescentes

 

 

jueves 16 de noviembre de 2017

 

Vida Nueva Digital

Es incuestionable el hecho de que las nuevas tecnologías están teniendo un fuerte impacto en el desarrollo socio-emocional de los niños y adolescentes en todo el mundo, principalmente en cuanto a su autoestima e identidad. Cristina Fortuny Escámez, economista, habla para Vida Nueva Digital sobre este tema, que abordará de manera amplia en el XIII Congreso Internacional de Educación 5.0, a realizarse próximamente en la ciudad de Querétaro.

Madre de dos “nativos digitales”, Fortuny explica, en primer lugar, que la tecnología no es buena ni mala, sino que depende del uso que se le dé: “si es para el bien –aclara– el potencial es increíble, pero esa misma fuerza, usada para el mal, con o sin intención, puede generar grandes daños, muchas veces irreparables”.

Es por ello que, para la especialista, hoy más que nunca es fundamental que los padres de familia asuman un rol de seguridad y protección adecuado, por lo menos en cuanto a los cuatro principales usos que los niños y adolescentes le dan a la tecnología.

En los videojuegos

Fortuny asegura que ha quedado demostrado que los videojuegos constituyen una excelente herramienta para desarrollar diferentes habilidades; el problema –explica– está en los contenidos. Y es que, actualmente los videojuegos más vendidos en todo el mundo se caracterizan por ser agresivos, violentos y utilizar un lenguaje inapropiado.

A esto se suma otro problema: “Al dedicar tiempo a los videojuegos, los niños dejan de aprender muchas cosas y se privan de jugar con otros niños, perdiendo la oportunidad de desarrollar habilidades socioemocionales muy importantes, pues es en el juego con otros niños donde los hijos desarrollan habilidades de motricidad fina y gruesa, conocen su entorno, reciben información, y al final del día, se sienten conectados como seres humanos”.

En la creación de contenidos

Las tecnologías también son utilizadas por los niños y adolescentes para la creación de contenidos. La Generación Z –a la que pertenecen todos nacidos del 2005 en adelante– gusta especialmente de crear sus propios contenidos. Las plataformas para hacerlo han llegado a un nivel de sencillez tal, que incluso un niño de 6 a 7 años puede editar fotos y video, y añadirle efectos, para lo cual hasta hace poco se necesitaban equipos muy avanzados o programas sumamente costosos.

Fortuny considera que el riesgo en utilizar las tecnologías para crear contenidos tiene que ver principalmente con la seguridad de los hijos: “En YouTube o en Instagram, por ejemplo, si los adultos no estamos al pendiente de la producción de lo que nuestros niños están creando, podemos poner en riesgo su integridad, porque pueden aparecer con el uniforme escolar, en la casa o en el edificio donde viven, y eso los hace muy vulnerables”.

Pero no solamente está en juego la identidad física –dijo– sino también su salud emocional, pues a través de este tipo de plataformas pueden recibir comentarios negativos. Como adultos debemos protegerlos, pues a esta edad todavía no están preparados para afrontar este tipo de situaciones”.

El tema de los likes en redes sociales también podría convertirse en un problema para este sector de la población, ya que se ha convertido en una manera de cuantificar la “popularidad”; Fortuny asegura que si bien hasta hace unos años esto era muy subjetivo, en la actualidad esta cuantificación permite incluso establecer rankings.

En la búsqueda de contenidos

Otro uso de la tecnología por parte de niños y adolescentes tiene que ver con la búsqueda de contenidos, pues a través de internet tienen acceso a cualquier tipo de información. Para la  especialista, esto tiene un lado muy positivo, pues abre muchas oportunidades de aprendizaje o de encontrarse con personas que tienen habilidades o gustos afines.

“No obstante–advirtió– la parte negativa es que también tienen acceso a contenidos que podrían ser perjudiciales a su edad; por ejemplo, foros en los que se promueve la anorexia, la bulimia y la autolesión, así como a cantidad de páginas con pornografía”.

Dijo que si bien bien es importante concientizar a los padres de familia sobre la importancia de instalar filtros de contenido, el reto está es que los hijos desarrollen sus propios criterios para que ellos mismos puedan cuidarse y protegerse en el mundo digital, el cual aún carece de regulación.

En las redes sociales

Es un hecho que actualmente una de las principales formas de interacción de niños y jóvenes es a través de las redes sociales. Fortuny apunta que la parte buena de esto es que favorece una comunicación rápida, práctica y cómoda, con muchísimas personas.

“Sin embargo –alerta– cada vez más nos estamos dejando de comunicar cara a cara; hay una ausencia de lenguaje corporal, y es una comunicación muy limitada, que genera muchos malos entendidos”.

Explicó que muchas personas consideran estas plataformas como algo más privado, por lo cual se atreven a decir cosas que no dirían cara a cara, cuando en realidad lo que se dice es mucho más público. Al usar plataformas anónimas como Whisper, Ask.fm o Sarahah, por ejemplo, los chicos se exponen más al cyberbullying.

Por lo anterior, la especialista aseguró que en la medida en que los padres se involucren más en el mundo digital, en las redes sociales que están usando sus hijos, y les enseñen a utilizarlas de forma positiva, éstos contarán con una forma muy práctica de comunicarse, pero si no lo hacen –advirtió– “se les expone a entrar en contacto con personas que tal vez tienen malas intenciones, y corren el riesgo de sufrir dolorosas heridas”.

Para finalizar, Cristina Fortuny Escámez recordó que participará en el XIII Congreso Internacional de Educación 5.0, que se llevará a cabo en Querétaro, del 23 al 25 de noviembre, con la conferencia “Crecer entre pantallas”. En su ponencia profundizará en este tema, y explicará, entre muchas otras cosas, cómo se pueden configurar las cuentas de los niños y adolescentes, de forma que éstos no reciban comentarios, o que los adultos puedan recibirlos antes de que se publiquen, lo que abona de manera importante a la seguridad de los pequeños.

Para mayor información sobre el tema puedes visitar la página:  www.cristinafortuny.com

 

 

 

Fuente: http://www.siame.mx/