Salud y nutrición

Niños que se acuestan tarde sufren más trastornos: Estudio

 

 

4 de Julio de 2016

Los niños que se acuestan tarde sufren más trastornos en su crecimiento y desarrollo, determinó un estudio realizado en el Instituto de Psiquiatria da Universidade Federal do Rio de Janeiro, Brasil.

El análisis fue dirigido por el psiquiatra pediátrico José Ferreira Belisario quien determinó que los hábitos de los niños han cambiado, ya que e irse a la cama antes de las 21 horas no es común en la actualidad, lo cual redunda en falta de atención, ansiedad y diferentes transtornos, que los obligan a asistir con mayor frecuencia a las consultas médicas.

Destacó que para cambiar los hábitos de sueño de un niño, es importante cambiar los hábitos de la familia, ya que el niño no aceptará el sueño temprano al darse cuenta de que todos siguen despiertos y sólo él o ella tienen que irse a la cama. Por lo tanto, la orientación en estos casos es preparar su entorno y apagar las luces de la casa.

Recomienda apagar teléfonos o iPads antes de acostarse, ya que refiere que los padres usan el WhatsApp incluso hasta altas horas de la madrugada, sin tomar en cuenta que despierta especialmente a los menores y también estar revisando el teléfono perjudica el sueño que los menores puedan conciliar.

Recomendó que los niños tienen que dormir temprano por una razón simple, que la hormona del crecimiento actúa siempre a las 00:30 horas en casi todas las personas, especialmente en la cuarta etapa del sueño.

Estableció que si el niño se va a la cama a las 22:00 o 23:00 horas entonces la hormona tendrá mucho menos tiempo de funcionamiento, lo que afecta negativamente a su crecimiento, lo cual pudo comprobarse observando las imágenes del cerebro de un niño que dormía temprano y otro que dormía hasta tarde, antes de un examen de matemáticas, y en el primero hay varias áreas resaltadas en la actividad, mientras que en el otro, no hay más que una pequeña parte. Posiblemente el que durmió mal retendrá menos lo estudiado que los otros niños.

Concluyó que los niños y niñas que adquieren el hábito de dormir temprano se convertirán en adultos con menos probabilidades de tener otras enfermedades, como la enfermedad de Alzheimer ya que sólo hay dos cosas que retardan esta enfermedad como son el ejercicio físico y el tiempo debido de sueño.

Por lo anterior, recomendó a los padres a buscar opciones para que sus hijos puedan dormir temprano y de esa forma lleguen a ser niños ser felices y se conviertan en adultos seguros, realizados y sanos, física y psicológicamente.

Con información de XEU.

 

 

Fuente: http://presencianoticias.com/

 

 

 

0
0
0
s2sdefault