Patrocinadores

Top Ten

Fiesta de la Candelaria: Consideraciones para vestir al Niño Dios

 

01 de febrero de 2018

STAFF

 

En México es una tradición popular que el 2 de febrero, día en que se celebra la fiesta de la Presentación del Señor y de la Virgen de la Candelaria, se “vista” una imagen del Niño Jesús y se lleve a bendecir.

Con esta festividad se termina el ciclo de la Navidad en el país y se celebra la presentación del Señor en el templo, porque se cumple la cuarentena exigida por la tradición judía desde el parto de la Virgen María. Ese día María es celebrada como la Virgen de la Candelaria, cuyo nombre viene de la bendición de las velas, también llamadas candelas, como símbolo de que Jesús es la luz de todos los hombres.

No cometer el error de “disfrazar” la imagen del Niño Dios

Actualmente los mercados ofrecen una gran variedad de prendas, pero la bonita costumbre de vestir al Niño Dios corre el peligro de estropearse porque hay personas que cometen el error de vestir la imagen como si fuera un santo, de ángel o arcángel, esto no es correcto ya que son ellos quienes buscan parecerse a Jesús y no al revés. Tampoco hay que disfrazarlo como el Papa, como charro, futbolista,  el “Niño de la Abundancia” adornándole la cabeza con moneditas doradas, ponerle en una mano un borrego (por aquello de la ‘lana’) y en la otra una bolsita con semillas o dinero, pretendiendo convertirlo en amuleto, o incluso como la “Santa Muerte”, un culto pernicioso y completamente contrario a la fe católica.

Vestirlo de acuerdo a su dignidad de Hijo de Dios

Al tratarse de Jesucristo, Dios hecho hombre, se le puede vestir con alguno de los atributos que celebra la Iglesia Católica como el Señor de la Divina Misericordia, el Sagrado Corazón, Cristo Rey, el Buen Pastor, etc.

También hay que recordar que esta imagen representa a Jesús como un recién nacido y por lo tanto no hay ningún problema en vestirlo con ropa de bebé.

El Niño no es un “muñeco”

Merece un especial respeto. La imagen representa a Jesús, el Hijo de Dios hecho hombre encarnado en el seno de la Virgen María, que irrumpió en la historia de la humanidad para salvarla del pecado y abrirles las puertas del cielo a todos los hombres.

No se enoja si la ropa no es nueva

Es absurda la creencia de que el Niño “se enoja” si no se le coloca ropa nueva, ya que se trata de una imagen hecha de cerámica, resina u otro material que no ve, no siente ni escucha. Además hay que recordar que el Niño Jesús nació en un establo, un lugar humilde; fue colocado en un pesebre, donde comen los animales; y fue envuelto en pañales (Lc 2,7).

Tratar la imagen con reverencia

La Iglesia siempre ha enseñado que las imágenes del Niño Dios deben ser bellas, dignas y tratadas con decoro, porque nos recuerdan que Cristo nació, fue niño y creció entre nosotros.

 

 

0
0
0
s2sdefault