Patrocinadores

Documentos

Descarga documentos importantes de la Diócesis

Top Ten

Jornada Diocesana de la Vida Consagrada 2018

 

 

CODIPACS/SAT

03 de Febrero de 2018

San Andrés Tuxtla, Ver.

 

El 2 de fe­bre­ro, fies­ta li­túr­gi­ca de la Pre­sen­ta­ción del Se­ñor, la Iglesia también celebra la Jornada Mundial de la Vida Consagrada, que este 2018 tiene como lema La vida Con­sa­gra­da, en­cuen­tro con el Amor de Dios”. Con este motivo Mons. Fidencio López Plaza presidió la santa misa en la catedral  de la diócesis de San Andrés Tuxtla, en la que estuvieron presentes alrededor de ochenta hermanas de la vida consagrada pertenecientes a las trece congregaciones que hay en la diócesis.  

¿Quienes pertenecen a la Vida Consagrada?

Cabe recordar que todos los católicos estamos llamados al seguimiento de Cristo. Por el bautismo nos hacemos Hijos de Dios, Hermanos de Jesucristo y Templos vivos del Espíritu Santo. Sin embargo, hay personas que por una invitación especial de Dios, bajo una moción del Espíritu Santo, se proponen seguir más de cerca a Cristo, entregarse a Dios amado por encima de todo y procurar que toda su vida esté al servicio del Reino. Esto es lo que se llama en la Iglesia católica, la vida consagrada.

En la homilía dirigida a las hermanas ahí presentes Mons. Fidencio, resalta la figura de la Santísima Virgen María, que se presenta en el evangelio como el modelo para vivir siendo ofrenda, que es el culto que le agrada a Dios. Simeón añade una reflexión dramática sobre la libertad del hombre que puede acoger o rechazar esa luz. Ese niño será una bandera pero discutida, levantará a muchos, pero también muchos tropezaran con Él, y María será arrollada en la contienda, ella no será ajena al destino de su hijo, es predicción de un martirio físico y espiritual, le dice Simeón “y a ti una espada te atravesara el corazón”. Porque en realidad todos los que aman  de alguna manera se sacrifican por los demás. Los que no aman no se sacrifican por nadie, siempre andan cuidando su propia figura.

La espiritualidad mariana no ha permitido que se regatee a María el título de mártir, por su participación intensísima en el misterio de la cruz de su hijo. Pareciera que aquel anciano es cruel con la santísima Virgen María, sin embargo Simeón estaba inspirado por el Espíritu Santo, es considerado como el último profeta del antiguo testamento y tiene que decir lo que el espíritu le dicta.

Veneremos hoy,  la grandeza de María que no se mide por lo que Dios le da como privilegio, sino por lo mucho que Dios le pide, y le pide más que a cualquier otra creatura.

Hay que vivir para ver, y en cuanto logremos ese objetivo todo será hermoso, la belleza y la alegría de la vida consagrada surgirá aun en medio de las enfermedades más terribles o de las pruebas más duras. Una vez que se puede ver a Jesús, se encuentra todo.

Vida Consagrada en la Diócesis:

En entrevista a la hermana Rosario del Carmen Rejón Flores, Presidenta de la CIRM (Conferencia de Superiores Mayores de Religiosos de México) en la diócesis de San Andrés Tuxtla,  mencionó que en esta sede eclesiástica hay trece institutos o comunidades.

Después de haber celebrado el año de la vida consagrada, se ha dado seguimiento a través de retiros que se realizan bimestralmente. Sus encuentros regularmente se van rolando en las diferentes casas de formación, los temas que han ido reflexionando van de acuerdo a lo que el Papa propone siempre cada año.

Retos a los que se enfrenta la vida consagrada:

Es el mismo reto al que se enfrentan en todos los estilos de vida, es más difícil que el joven opte por la vida consagrada, o el matrimonio. “Para nosotras es complicado encontrar vocaciones, pero el esfuerzo se hace, tratamos de dar testimonio de vida para ello, y nuestros encuentros tienen tinte de vida vocacional”.

Mensaje para los jóvenes de hoy:

“Que sigan teniendo en cuenta  como opción vocacional la vida consagrada, realmente el seguimiento de Cristo no ha pasado de moda, vivir de manera permanente en el servicio a él, deja plenitud, realización personal, no se dejen engañar, la vida consagrada sigue siendo actual y sigue siendo testimonio para el mundo”.