Top Ten

¡Votemos en conciencia!

 

 

17 de junio de 2018

 

Dicen bien que un buen cristiano es un virtuoso ciudadano, y por ello, todo católico tiene la obligación moral de acudir el próximo 1 de julio a las urnas a votar, ejerciendo este derecho de una manera libre y en conciencia. “¡Qué los católicos no nos quedemos sin ir a las urnas, pues es nuestra responsabilidad social”, en esto ha insistido el Arzobispo Primado, cardenal Carlos Aguiar Retes.

Sin embargo, este compromiso con México es grande y nada sencillo, pues frente a los constantes ataques entre los propios candidatos a ocupar algún cargo de elección popular –que tienen a la sociedad polarizada, hundida en una preocupante espiral de encono–, ahora los ciudadanos deben no sólo decidir a quién confiarán los destinos de la nación, sino también a aquél que habrá de reconstruir el país en un ambiente de paz, libre de confrontación y sin exclusión.

Los obispos mexicanos, en su mensaje “Participar para transformar”, han hecho hincapié en la importancia del discernimiento personal y comunitario, buscando en todo momento el “bien posible”, y evitando a toda costa elegir con base en el “mal menor”. Y es que –dicen– el mal moral no puede ser elegido, ni como fin ni como medio.

Hoy más que nunca, el futuro del país demanda un voto profundamente razonado, que ponga la mirada en el bien común, en el respeto a la vida y a la dignidad de toda persona; en la seguridad y en la construcción de la paz; en la justicia social y en el desarrollo integral de los mexicanos; en la inclusión de los grupos marginados y en el combate a la pobreza, etcétera.

Quedan sólo algunos días para que los aspirantes a cargos de elección popular logren convencer sobre sus programas y proyectos de gobierno a ese porcentaje importante de electores que aún no tiene claro a quién le dará su voto, tiempo suficiente también para que todos, como ciudadanos, razonemos acerca de nuestra responsabilidad social. ¡México nos necesita, votemos en conciencia!

 

 

Fuente: Siame

 

0
0
0
s2sdefault