Top Ten

MEGAMARCHA POR LA VIDA.

 

 

 Veracruz, Ver. 20 de octubre de 2018

 

A todos los que estamos aquí, LOS FELICITO POR SU VALENTÍA DE SALIR A DEFENDER LA VIDA. Gracias por haber dejado en este día otras cosas también importantes y valiosas para darse cita aquí y ahora. ¡Gracias de corazón!

A quienes nos escuchan y nos miran con desconcierto les explicaremos por qué estamos aquí: ¡Mírennos! No somos pocos, no somos minoría; somos además representantes de una gran mayoría que también ha salido a las calles en las principales ciudades de nuestro estado y en otras más de nuestro país. Somos 30 grandes concentraciones en el Estado de Veracruz, más de 150 en todo el País. Somos ciudadanos que amamos la vida.

Estamos aquí para defender el Derecho Constitucional consagrado en el capítulo 2, artículo 4 de la Constitución Política el Estado de Veracruz que dice textualmente: " El Estado garantizará el Derecho a la vida del ser humano desde el momento de la concepción hasta la muerte natural, como valor primordial que sustenta el ejercicio de los demás Derechos, salvo las excepciones previstas en las Leyes". Por lo tanto, estamos aquí para defender y exigir que se defienda la vida en todo el arco de la existencia humana. Toda vida humana es digna. Toda vida merece nuestro respeto y por eso debemos cuidarle, protegerla y amarla.

Quienes estamos aquí, somos gente que nos cuestionamos si lo que estamos haciendo como pueblo es lo que debiéramos hacer; les recordamos que la grandeza de un país o de un Estado se basa en la grandeza de su gente. No se engañen ni pretendan engañarnos que teniendo más es como la gente vale más. ¿Teniendo más qué?: ¿oportunidades? ¿trabajo? ¿comodidades? bienes materiales? Estos son únicamente cosas, en nada aumentan nuestra valía ni nos hacen más dignos de lo que ya somos.

Si llegara a existir alguna diferencia entre los seres humanos se trataría únicamente de los valores con los que conduce su vida, de la constancia en sus luchas por superarse, de la profundidad de sus convicciones humanitarias, de la coherencia entre lo que piensa y lo que vive, de su manifiesto respeto a la propia libertad y a la de sus conciudadanos.

Don José María Morelos y Pavón escribió: "Que la esclavitud se proscriba por siempre…quedando todos iguales y sólo se distinga a un ser humano entre el vicio y la virtud".

¿Será vicio o virtud matar a un ser humano, inocente e indefenso, en el vientre de su madre? ¿Será vicio o virtud robarle el derecho a la salud a los adultos mayores, mujeres embarazadas, niños y demás enfermos porque no se tienen medicinas, hospitales o personal que los atienda? Será vicio o virtud acabar con los ríos y la naturaleza por ambiciones desmedidas de empresarios o por causa de la corrupción de algunas autoridades? Será vicio o virtud apagar las voces y la vida de quienes luchan y defienden los derechos humanos?

¡QUÉ DOLOR! ¡ y ¡QUÉ VERGUENZA!!

Hemos venido y estamos aquí para decirle un rotundo NO a la "cultura de la muerte". Estamos aquí porque somos personas de esperanza y creemos en la cultura de la vida.

¡Sí a la vida! NO a la pretensión de institucionalizar la muerte.

Ningún país llegará a ser grande si el Estado no puede garantizar la seguridad y la integridad de sus ciudadanos. Cómo podría llegar a ser grande una Nación que mata a sus propios hijos de muchas maneras: sea legalizando la droga, institucionalizando el aborto o despojando de la sana identidad natural a las personas mediante la imposición de la "ideología de género".

Venimos a pedir públicamente a los Legisladores que se sostenga un firme y claro SÍ A LA VIDA, que trabajen responsable y seriamente para garantizar el derecho a la vida tanto del niño por nacer como el de la madre, que ambos gocen de los Derechos que nuestra Constitución les garantiza, que los adolescentes y jóvenes realicen su proyecto de vida en armonía con la naturaleza y con la educación que sus padres como primeros y últimos responsables de su formación, les den.

Como ciudadanos sabemos conducirnos con responsabilidad, respeto, solidaridad y libertad. Una y mil veces hemos demostrado el amor por nuestras tradiciones, la unión ante las desgracias, la generosidad frente al que sufre, el cumplimiento en el trabajo, la capacidad de esforzarnos para lograr nuestras metas, el sentido del sacrificio buscando el bien común y la preservación de nuestras familias: origen y fuente inagotable de nuestra fortaleza y de nuestra Esperanza.

A quienes ejercen la alta y honrosa tarea de legislar y tienen la misión de conducir a este pueblo les decimos que sabemos quiénes son, que les dimos nuestro voto para que llegaran donde están y nos representaran defendiendo las propuestas justas y respetuosas de la vida, ¡que esperamos ver YA! cambios concretos, tangibles y que convenzan de que verdaderamente se está luchando por abatir la violencia, la corrupción y su peor engendro: la impunidad.

Queremos decirles que no nos quedaremos en la pasividad mientras vemos como se atenta contra los valores esenciales de la vida, que nos levantaremos, la defenderemos, ¡la rescataremos y la REDIGNIFICAREMOS!

Como ciudadanos nos preocupan además los miles de desaparecidos en nuestro país, el dolor de tantas madres que buscan a sus hijos y que no saben donde están, la ola inmensa de migrantes que son maltratados durante su trayecto por nuestro territorio o que son obligados a salir de su tierra por motivos de odio o por causa de la violencia.

Nos preocupa que los ríos y los pueblos en torno a ellos se vean amenazados por la ambición de empresarios y gobernantes corruptos, nos lastima además las mujeres asesinadas y las pocas oportunidades que existen para que los jóvenes tengan mejores oportunidades.

Nos duele que muchos defensores de los derechos humanos y de la vida sigan siendo asesinados. Deseamos vivir en paz y en armonía unos con otros. Deseamos y exigimos que la vida se respete en todo el arco de la existencia. Necesitamos una tierra de oportunidades para todos.

No permitiremos que intenten cambiar “los principios de libertad y de justicia que hacen de nuestra Patria la Nación independiente, humana y generosa a la que ofrecemos nuestra existencia", como hemos repetido en el Juramento que desde niños hemos pronunciado frente a nuestros símbolos patrios más respetados.

 

México es grande, Veracruz también es grande!

Veracruz, dice sí a la vida!

¡¡VIVA MÉXICO!!  

¡VIVA VERACRUZ!

!!VIVA LA VIDA!!

 

ATENTAMENTE:

Movimientos, Asociaciones y Grupos Laicales

de la Iglesia Católica en Veracruz

 

0
0
0
s2sdefault