México emplea la esterilización forzada

Noticiero Arnmultimedios
Compartir en redes sociales.



Amnistía dice que las mujeres con VIH no reciben la información adecuada sobre las formas de transmisión materno-infantil del virus. Refiere que organizaciones civiles, como Fondo María A.C y Red Balance A.C, han recibido en los últimos años diversos testimonios de mujeres que viven con VIH que señalan que con frecuencia la desinformación acerca de la transmisión del virus ha dado lugar a la esterilización forzada.

“Si bien existe amplia evidencia sobre la efectividad de las intervenciones para reducir el riesgo de la transmisión madre-hijo/a, se han registrado casos de mujeres seropositivas que han sido obligadas a someterse a esterilizaciones o aceptaron ser esterilizadas sin la adecuada información y conocimiento acerca de sus opciones”, denuncia la organización internacional.


LA HISTORIA DE UNA VERACRUZANA

Amnistía da cuenta de esta situación mediante la historia de Michelle, una mujer de 23 años de edad, originaria de Veracruz, ama de casa y madre de dos hijos que vive con VIH.

En 2014, refiere el reporte, durante su segundo embarazo, Michelle acudió al Hospital General de su municipio como parte del cuidado prenatal, donde a los cuatro meses de embarazo le informaron que era portadora de VIH/SIDA.

Amnistía dice que a partir de ese momento e incluso hasta después del parto, fue objeto de malos tratos por parte de los proveedores de servicios de salud del estado de Veracruz.

Refiere que a punto de dar a luz, Michelle tuvo una cita médica con el ginecólogo para programar su cesárea. 

Asistió junto con su madre. El ginecólogo le dijo que tendría que operarse para no tener más hijos, es decir, practicarse la OTB. Sin embargo, ella no quería operarse, prefería un método anticonceptivo como el DIU, sin embargo, el médico insistió.

Michelle relató a la organización que el médico le dijo de mala manera: “¿Qué estás esperando?, ya tienes VIH y vas a traer a un niño enfermo, ¿para qué quieres embarazarte otra vez?”.

“Sentí mucha presión y vergüenza pues el médico, incluso regañó a mi madre, le dijo que ella como mi madre ‘debe de entender’; después de diversos señalamientos e intimidaciones, obligó a mi madre a firmar una hoja que autorizaba la intervención, sin explicarnos de qué se trataba, ni proporcionar información sobre los riesgos que podría acarrear”, relató Michelle.

 

 

Fuente: http://www.diariodelistmo.com/resumen.php?id=14288