Rechazo a uniones homosexuales, ¡no es odio contra nadie!: Obispo de Cuernavaca

Noticiero Arnmultimedios
Compartir en redes sociales.

El Obispo de Cuernavaca señaló que lo que se vivió el sábado 21 de mayo tuvo ya de hecho una victoria: la de un pueblo que ha vencido la indiferencia y la resignación. “Esta caminata demostró que los habitantes de esta ciudad, como nos lo ha pedido el Papa Francisco, no estamos dispuestos a resignarnos ni a ser indiferentes, no estamos dispuestos a quedarnos con los brazos cruzados; ojalá todo el pueblo mexicano tuviera este sentimiento y lo manifestara, porque somos protagonistas de nuestro momento histórico y nuestra obligación es manifestarnos por las verdades en que creemos”.

Refirió que para esta marcha se convocó a participar a toda la Diócesis de Cuernavaca, de manera que estuvieron representadas la mayor parte de las parroquias. “Nuestra intención fue llamar la atención para que las autoridades volteen la mirada hacia el estado y nos ayuden, pues en los últimos tres años Morelos ha ocupado uno de los diez primeros lugares en todos los delitos de alto impacto que se cometen en el país. Sin embargo, en los grandes medios de comunicación nacionales no apareció absolutamente nada acerca de la marcha; no es posible que una actividad en la que se manifiestan 35 mil personas contra el crimen, una marcha en paz, en oración y en un ambiente de familia, no encuentre eco en estos medios, cuya primera tarea ese informar”. 

Mons. Ramón Castro dijo que la respuesta a esta marcha, tanto por parte del presbiterio como por parte de la comunidad, fue extraordinaria, lo cual se debe a que la gente ya está harta de la situación. “Este cansancio se ve en que mucha gente ha llegado al extremo de optar por hacerse justicia por mano propia; pobladores de diversos lugares asesinan a quien comete algún delito, como ocurrió el pasado martes en una colonia de Cuernavaca, donde asesinaron a un ladrón; o anteriormente en el poblado de Santa María, donde mataron a dos hombres que también delinquían”.       

Asimismo, Mons. Castro señaló que muchos de los participantes en esta marcha se pronunciaron en favor de la familia y en contra de la iniciativa de ley que el Presidente Enrique Peña Nieto presentara ante el Congreso para elevar a rango constitucional los llamados “matrimonios igualitarios”. “La intención de los manifestantes fue defender a la familia como diseño original de Dios, y fueron bastantes las voces que se pronunciaron en este sentido. Unos días antes la gente comenzó a preguntar si podía hacerlo, y en virtud de la aprobación, el día de la macha llevaron numerosas pancartas donde expresaba su opinión en contra de la medida presidencial”.

Finalmente, Mons. Ramón Castro dijo que la Iglesia no está en contra de los homosexuales, únicamente defiende su punto de vista. “Se nos acusa de que nuestra postura va en contra de sus derechos, cuando todo lo que hacemos es manifestar nuestra opinión con base en nuestras condiciones y valores, tal como ellos lo hacen, ya que a opinar todos tenemos derecho. “Que quede bien claro: ¡No es odio contra nadie!”.

 

 

Fuente: http://www.siame.mx/

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *