¡Todos santos!

Ecoturismo
Compartir en redes sociales.

 

No hay nadie que no pueda ser santo: todos tenemos problemas o cometemos errores, o bien tenemos debilidades y miedos, pero ninguno puede decir que está a gusto en sus problemas, errores, debilidades o miedos. Dios regaló al hombre fuerza, sabiduría y valor para luchar contra ellos. Pero si no fuera suficiente, le dio también el don de la fe, de la esperanza y la caridad; es decir, el don de creer, de confiar y de amar con fuerza. 

 

Y aún hay más: Dios le dio al hombre la Gracia Santificante: una fuerza sobrenatural que se alimenta con los Sacramentos como una vitamina para el alma: un escudo contra el mal.

 

Por eso Jesús llama “Bienaventurados” a los sencillos, a los que perdonan, a los que luchan por la justicia, a los humildes, a los que lloran por otros… porque viven la santidad ya desde ahora, y cuando lleguen al Cielo no dejarán de ayudar a otros en sus necesidades como intercesores (como puente) entre Dios y entre aquellos que sufren. 

 

Cada 1 de noviembre la Iglesia celebra a todos los Santos: a los conocidos y desconocidos, a los que no se rindieron, sino que vencieron, y a los que están dispuestos a ayudar a otros a vencer. 

¡Santos y santas de Dios, ayúdennos a ser como ustedes!

 

 

Fuente: http://www.siame.mx/apps/info/p/?a=15635&z=32

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *