Comunicado de Prensa

Noticiero Arnmultimedios
Compartir en redes sociales.

La injusta e inadmisible declaración de inimputabilidad emitida por el juez Cruz es una muestra de la total indolencia hacia la víctima, y de una aparente protección de los delincuentes, pues no es posible que llegue a esta escandalosa resolución basado en una sola prueba pericial y sin haber escuchado a la víctima.

El Señor Cardenal Norberto Rivera pide a los fieles católicos y personas de buena voluntad que sigan orando por la salud del P. José Miguel Machorro y porque se haga justicia en éste y todos los demás casos que aún permanecen impunes, a fin de que construyamos una patria más fraterna y justa.

P. Hugo Valdemar Romero,
Director de Comunicación Social del Arzobispado de México.

 

 

 

Fuente: http://www.siame.mx/

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *