Muchos abortos suceden por ignorancia: Vifac

Noticiero Arnmultimedios
Compartir en redes sociales.

En entrevista para Desde la fe, la Subdirectora de Atención a Jóvenes Embarazadas, Judith Arriaga Muñoz, explicó que por lo general toda mujer que se acerca a Vifac es porque está atravesando por una situación de desamparo durante su embarazo. En ocasiones puede tratarse de una adolescente a la que sus padres no han querido apoyar y está sufriendo la desolación; o como casi siempre ocurre, no tuvieron el respaldo de su pareja y se sienten vulnerables. “Es cuando más requieren del apoyo de las instituciones para que les ayuden a salir adelante una vez que han decidido tener a su bebé”.

Sobre las mujeres que han tomado la determinación de abortar porque de esa manera solucionarán sus “problemas”, Judith Arriaga explicó que por lo general ignoran lo que realmente está ocurriendo en su vientre. “Pero en Vifac las hacemos conscientes de que se trata de una vida, y no de un simple coágulo de sangre, como algunas personas les hacen creer. Les hacemos saber que sólo necesita tiempo y cuidado para que ese bebé se desarrolle y nazca; cuando está claro todo esto, muchas mujeres cambian de opinión y le apuestan a la vida”, dijo. 

La psicóloga detalló que la mayoría de las jóvenes que deciden ingresar a Vifac y continuar con su proceso, es porque quieren quedarse con su bebé, pues sólo el 15 por ciento solicita el apoyo de la institución para darlo en adopción. “Cuando es el caso, Vifac no las juzga, sino que lo asume como un acto de profundo amor por su bebé, pues la madre ha valorado muy bien y considerada que es lo mejor para ambos; no lo hace por falta de cariño, como muchos pensarían, sino por otras razones que ella ha evaluado durante algún tiempo”.

Agrega: “Por lo general se sienten inexpertas, imposibilitadas, sin apoyo, y no encuentran la manera de salir adelante; estas son algunas razones por las cuales deciden darlo en adopción. “Cuando hay una renuncia de este tipo, se puede constatar una de las formas más genuinas del amor de madre, pues aunque están conscientes y consideran que es lo mejor, aunque saben que su recién nacido va a estar bien con otras personas que le brindarán seguridad, amor y todo lo necesario para crecer y ser felices, ellas viven situaciones de mucho dolor y sufrimiento”.  

Comentó que a éstas se les explica claramente que cuando el recién nacido es entregado a los padres adoptivos, ya no pueden tener ningún contacto. Lo último que hacen por el bebé es escribirle una carta en la que le harán saber, cuándo crezca, y si es que sus padres adoptivos están de acuerdo, los motivos que tuvo para tomar tal decisión. 

“Las cartas que escriben manifiestan mucho dolor, son muy profundas, en ellas explican a sus hijos lo que las motivó a darlos en adopción: ‘porque te amo, te entrego, mi situación en este momento no me permite darte lo que tú necesitas; todos los días vas a estar en mi corazón y en mis oraciones; en tu cumpleaños, siempre te recordaré, sigue adelante, espero que seas una gran persona para que mi sacrificio haya valido la pena, por lo que tú vas a llegar a ser’. Este tipo de cartas es un consuelo, aunque muchas prefieren no escribirlas”.

Para finalizar, Judith Arriaga reconoció que todavía hay mucho por hacer en todos los niveles para cambiar este tipo de problemáticas: familiar, social y personal. “Hay que reeducar a los padres y educar a los jóvenes para concientizarlos de la responsabilidad de sus actos, porque muchos de estos errores pueden costar una vida inocente”, finalizó.

 

 

Fuente: http://www.siame.mx/

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *